Seguro que, en los últimos tiempos, estás oyendo hablar mucho sobre liderazgo: liderazgo ágil, liderazgo remoto, liderazgo para la nueva normalidad… 

con este artículo no pretendo limitarme a hacer un compendio de lo que otros autores han estudiado al respecto, sino que me gustaría ofrecerte un par de visiones que a mí me ayudaron en su momento como base para indagar y aprender más y, por supuesto, también quisiera invitarte a reflexionar en la manera en la que ves y experimentas el liderazgo. ¿Vamos?

Dice la RAE

Liderazgo:

  1. m. Condición de líder.
  2. m. Ejercicio de las actividades del líder.

Líder/lideresa:

  1. m. y f. Persona que dirige un partido político, un grupo social u otra colectividad.

Además de lo que podemos ver en el Diccionario de la Real Academia Española, creo que todos hemos utilizado en alguna ocasión en nuestra vida el concepto de Liderazgo, ya sea en el contexto de competiciones deportivas, de movimientos sociales o políticos y, por supuesto, en el entorno profesional. 

Estoy seguro que cada uno de nosotros sabría poner algún ejemplo de liderazgo y de personas que lo ejercen pero, ¿sabríamos describirlo? 

También estoy convencido de que, conforme el contexto en el que vivimos se hace más y más VUCAH (Volátil, Incierto, Complejo, Ambiguo e Hiperconectado), más difícil es para todos identificar el concepto de liderazgo sólo con la visión limitada que nos da el término “dirigir”.

Los 6 Estilos de Liderazgo de Daniel Goleman

Uno de los estudios más conocidos en cuanto a estilos de liderazgo es el que realizó el psicólogo e investigador Daniel Goleman junto con sus compañeros Boyatzis y McKee, y que recoge 6 estilos de liderazgo:

  • Visionario. Moviliza a las personas hacia una visión compartida, dejando en manos de cada cual la manera de aproximarse a ese objetivo común
  • Coach o capacitador. Cree en el desarrollo de la persona y se pone a su servicio, guiándola en ese camino de crecimiento individual que pueda construir también un éxito común.
  • Afiliativo. Genera lazos y conexiones significativas entre los miembros del equipo, persiguiendo un clima propicio para la co-creación y el cuidado mutuo.
  • Democrático o participativo. Construye una visión consensuada a través de la participación de las personas del equipo. Se centra en la escucha, y no tanto en la acción.
  • Controlador o timonel. Marca los objetivos de manera clara y precisa, y exige altos niveles de desempeño y excelentes resultados. No hay espacio para la participación y sí para la acción.
  • Autoritario o coercitivo. No sólo -como en el estilo anterior- marca claramente los objetivos, sino que determina con todo detalle los comportamientos concretos que espera de sus colaboradores. Requiere acción precisa, rápida y sin espacio para el cuestionamiento.

Los 6 Estilos de Liderazgo de Goleman

Fuente: blog.yepali.com

Los 4 Estilos de Liderazgo Situacional de Hersey y Blanchard

Hay quien prefiere una aproximación más dinámica, como la de Liderazgo Situacional de Hersey y Blanchard, que no sólo se basa en el estilo que se considera más apropiado para cada situación, sino que propone tener en cuenta el nivel de madurez de los propios miembros del equipo. 

Según este modelo, serían de aplicación estos 4 estilos de liderazgo:

  • Directivo. Ideal en contextos en los que el líder da prioridad a la tarea por encima de las personas y sus relaciones, y en los que el nivel de madurez de los miembros del equipo es considerado bajo.
  • Persuasivo. Apropiado para entornos en los que la importancia de personas y tareas se equipara, y el nivel de madurez de los colaboradores es ya más elevado.
  • Participativo. En el momento en el que el líder puede conceder más peso a las personas y sus relaciones por encima de las tareas, y siempre que el nivel de madurez del equipo sea medio-alto, es momento de considerar este estilo.
  • Delegador. Cuando el equipo ha alcanzado un nivel tan alto de madurez que es capaz de gestionar sus relaciones y las tareas están ya bajo su control, es el momento ideal para que la persona que lidera pueda delegar totalmente.

Fuente: B2U https://i0.wp.com/www.business-to-you.com/

Reflexiones…

Aunque claro, como decíamos un poco más arriba, en este mundo de hoy no nos quedan muchas certezas. ¿Cuál es, entonces, el estilo “más apropiado” para cada situación? ¿cuántas posibles situaciones hay? ¿cuánto dura esa situación? ¿es esa situación la misma en toda la organización? Y todo eso sin dejar de preguntarnos…¿qué es eso de la “madurez” del equipo? 

A calor de todas estas preguntas y de unas cuantas más, se han enunciado otros posibles estilos de liderazgo, como el transformacional, el carismático, el laissez-faire, el liderazgo de servicio (muy conocido en equipos autoorganizados)… 

A lo largo de mi experiencia profesional he tenido -como vosotros- la oportunidad de experimentar unos u otros estilos, y una cuestión que he ido teniendo cada vez más clara es que no hay uno que tenga su validez garantizada en todos los momentos y en todos los contextos diferentes. Tradicionalmente se ha dicho -y lo pongo muchas veces como ejemplo en sesiones- que eso de seguir siempre impertérrito, sin dejar que el entorno altere tu manera de hacer, era algo positivo y te convertía en alguien “de fiar” (como un moderno Paco Martínez-Soria en “Don erre que erre”) pero, como decía al inicio del artículo, un mundo cada vez más VUCAH nos invita a pensar diferente… 

Reflexiones sobre estilos de liderazgo

A mí me gusta pensar que la respuesta a “qué estilo o forma de ejercer el liderazgo es mejor” no es sólo una (ni diez); es indispensable conocer los modelos que se enuncian y se han validado, pero no existe un marco cerrado ideal, en mi opinión. Veo un campo de conocimiento sin tallas únicas que encorseten a la organización hasta caber en un modelo.

Creo más en un liderazgo -mejor en una forma de ejercerlo- adaptativo, pegado a la cultura, y ésta, al servicio de un propósito que también sea evolutivo,  y eso se descubre conociendo cuál es el “para qué” de la organización, cómo funciona, cómo se crea y se fija la cultura, cómo impacta en los procesos y en los comportamientos…

Ese es el campo de conocimiento que nos aleja de las certidumbres tranquilizadoras pero que tanto nos apasiona. Y a ti, ¿qué estudios y modelos sobre liderazgo te resultan más interesantes? ¿Cómo ves que se ejerza en tu entorno profesional? ¿Qué crees que falta o se podría aportar en este aspecto? ¿Nos acompañas a conocer más?

 

 

Liderazgo Organizacional

Apuntarse al Curso

Muchas gracias, te hemos enviado el dossier a tu correo.

Liderazgo Organizacional

Descargar el Dossier

Muchas gracias, te hemos enviado el dossier a tu correo.